Noticias

Más de 2.600 personas visitan el cimborrio de la Catedral.

Más de 2.600 personas visitan el cimborrio de la Catedral

• Desde junio está en funcionamiento este servicio que permite a los turistas subir a la parte más alta del templo.

Más de 2.600 personas han realizado la visita guiada a las cubiertas, las terrazas y el cimborrio de la Catedral de Nuestra Señora de la Huerta que la Fundación Tarazona Monumental oferta desde junio.

En estos cinco meses el balance es muy positivo, ya que se han hecho un total de 257 pases y en este tiempo destaca la participación de 690 turiasonenses, cifra sólo superada por las personas del resto de la provincia de Zaragoza que suman 787. Las visitas al cimborrio suponen un 16% del total de visitantes a la Catedral que en estos cinco meses ha registrado 16.454 personas.

"La puesta en marcha de este nuevo servicio turístico ha tenido mucha repercusión dentro de Aragón por la promoción en medios de comunicación y redes sociales. Los medios que se han hecho eco de esta visita han destacado su espectacularidad y eso se ha sabido trasmitir al espectador", ha destacado el gerente de la FTM, Julio Zaldívar.

Esta visita supone un elemento diferenciador y novedoso a la oferta turística de Tarazona, pero también respecto a la que se ofertan en otros lugares de España y del extranjero. "Son muchos los monumentos y catedrales que ofrecen visitar sus terrazas y torres, pero ninguno permite andar por las bóvedas del edificio como ocurre en la Catedral de Tarazona. Además, los contenidos de este recorrido que alternan conocimiento sobre la construcción de las catedrales, la restauración, los estilos artísticos... hace que sea apta para todas las edades y niveles culturales", ha explicado Zaldívar.

El itinerario permite acceder a la terraza de la girola donde se puede apreciar la construcción gótica de la seo y una interesante colección de marcas de cantero. Por una escalera de caracol se llega hasta las bóvedas y galerías de aireación que permiten al viajero recorrer el templo por arriba comprendiendo la complejidad de estos edificios.

La experiencia Kiborion llega a su punto álgido al adentrarse en el interior del cimborrio. Durante su ascenso se puede contemplar, desde una posición privilegiada, una de las joyas descubiertas durante la restauración: el conjunto de pintura mural a grisalla que decora su interior y que es una de las razones por las que nuestra catedral recibe el nombre de "Capilla Sixtina del Renacimiento español". Y finalmente, en la terraza se pueden divisar cuestiones de la fábrica de la Catedral que difícilmente pueden atenderse desde el suelo, y una de las mejores vistas del Moncayo, del valle del Queiles, y por supuesto de Tarazona.

El precio de la entrada más la visita guiada tiene un coste de 3 euros. Puede reservarse por teléfono y e-mail o comprarse directamente en la recepción de la Catedral. El aforo máximo es de 15 personas.