Noticias

Sergio Motilva, Cipotegato 2018: "He sentido el mundo a mis pies"

Sergio Motilva, Cipotegato 2018: "He sentido el mundo a mis pies"

El encargado de representar este año al tradicional personaje nos cuenta cómo se ha sentido en su recorrido como Cipotegato.

Su identidad ya puede ser revelada: Sergio Motilva Campos ha sido el encargado de representar este año al Cipotegato 2018. Este joven de 22 años estudia el Grado Superior de Mantenimiento Industrial en Tarazona y ya ha cumplido la promesa que les hizo a sus abuelos cuando fallecieron: algún día sería Cipotegato en las fiestas patronales en honor de San Atilano. En cuanto salió vencedor del sorteo decidió ponerse en forma para el gran momento y consiguió perder más de 30 kilos. Tras un recorrido abarrotado de gente lanzándole tomates como dicta la tradición, ha tartado 16 minutos en subir a la escultura erigida en su honor y, una vez allí, ha lanzado un grito de victoria que toda la plaza ha coreado con entusiasmo.

¿Cómo se siente ahora mismo?

Me siento el chico más afortunado del planeta.

¿Cuál ha sido su sensación a lo largo del recorrido?

Me he sentido agobiado. La salida ha sido muy intensa y había mucha gente en el camino. Además, como las calles son tan estrechas, tenía a todos demasiado encima, pero lo he llevado bien.

¿Cómo ha sido pasar por la calle de San Juan, donde está la casa en la que vivían sus abuelos?

Ha sido increíble porque estaban mis tíos y la hermana de mi abuela allí, y he recordado muchas cosas de cuando era pequeño.

En el momento en el que sus amigos le han portado hasta la estatua, justo antes de que toda la plaza explotara con usted, ¿cuál ha sido la emoción?
El mundo a mis pies. Que te cojan a hombros y veas a toda la plaza esperándote ya es indrescriptible. Y, cuando te subes a la estatua y te das cuenta de que la gente te contesta, es una auténtica pasada.

¿Qué ha sentido cuando la gente le ha respondido?

Si soy sincero, pensaba que no me iban a responder. Pero, de repente, he visto que lo hacían todos y ha sido realmente increíble porque, además, creo que ha sido la primera vez que toda la plaza respondía así a un Cipotegato.

¿Ha tenido alguna dificultad durante el trayecto?
Durante el recorrido, no ha habido ningún 'problema' como tal, solo el agobio por la aglomeración de gente. Lo más complicado ha sido la salida de la plaza pero, dentro de lo que cabe, todo el camino ha ido muy bien.

¿Ha podido hablar con sus padres y con su familia? ¿Qué le han dicho?

Sí, en el Ayuntamiento. Cuando he terminado, he ido allí con ellos y estaban muy emocionados. Como soy una persona tranquila y me han visto tan eufórico, estaban que no se lo creían.

¿Repetiría la experiencia?

Una y mil veces. Si ahora me dicen que dentro de dos horas tengo que salir otra vez, lo hago. Sin pensarlo dos veces.

¿Por qué decidió presentarse al sorteo para ser Cipotegato?

Yo quería serlo desde que tenía cuatro años, cuando fui por primera vez a la plaza con mi padre y con mi abuelo. Me quedé tan sorprendido que le dije a mi abuelo que algún día yo sería ese Cipotegato. Después, él falleció y yo en el sorteo me di cuenta de que mi sueño y aquella promesa que le había hecho se iba a hacer realidad. Todos los que somos de Tarazona queremos serlo.

¿Qué cree que es lo que causó que fuera el elegido para ser el Cipotegato 2018?

En el sorteo tuve mucha suerte porque venía con un poco de 'enchufe', por así decirlo. Mi familia es de Ágreda, que está aquí al lado, de donde es la Virgen de los Milagros. Fue a ella a quien se lo pedí y, aunque era la primera vez que lo hacía, me concedió el deseo. En resumen, hice algunas 'trampas'.

¿Qué consejo le daría al próximo Cipotegato?

Que esté lo más tranquilo posible los 10 minutos previos a salir a la plaza. Después lo agradecerá mucho porque, hay tal explosión en un solo momento, que cuanto más relajado salga, mejor le irá.

¿Cómo va a vivir estos días de fiestas?
Con la familia y con los amigos, tratando de disfrutar de Tarazona y de estar con la gente lo máximo posible.

 

Entrevista realizada por: Paula Muñoz